MisAltos.com
 
ENCARNACION DE DIAZ
Mejor conocida como “ LA CHONA” esta ciudad es conocida en la región por sus alegres fiestas, artesanías de textiles y los cascos de haciendas coloniales y porfirianas que aún se conservan. Para quienes visiten esta hermosa ciudad se les recomienda comer sus exquisitas carnitas de cerdo y sus inigualables paletas de elote. Entre sus artesanías puede apreciar los vitrales, emplomados y vidrio tejido que realizan los artesanos de Villa Hidalgo. Este municipio tiene importantes bosques donde predominan especies como el álamo y el huisache. 

Esta población surgio en 1694 como una estancia ganadera, con el nombre de Puesto del Zaus de los Macías. 

ATRACTIVOS CULTURALES Y TURÍSTICOS

Monumentos Históricos 
El municipio de Encarnación cuenta con un rico patrimonio arquitectónico, como a continuación se describe. 
Arqueológicos 

Restos prehistóricos: la formación geológica del municipio, más remota data del Cenozoico terciario hace 63 millones de años, de ahí que en algunas partes, se encuentren diseminados restos óseos de fauna del Cenozoico, como mamuts y otras especies. 

Vestigios prehispánicos: la ubicación del municipio, permitió la creación de rutas migratorias como zona de paso; la diversidad de nichos ecológicos a su vez, en su momento, facilitaron los asentamientos humanos, en especial alrededor del período entre el 150 al s. XVI d. C. 

 
a) El Tule.- En la meseta del Tule, al poniente del municipio y cercano al manantial del Montecillo, se encuentran vestigios de terrazas habitacionales y cimentaciones de recintos elaborados con piedra y lodo; este asentamiento parece estar ligado con la cultura del perímetro de Teocaltiche, ocupado por tecuexes y después por cazcanes, conservando así similitud con los vestigios del cerro del Tuiche en Nochistlán, Zacatecas. 
Arquitectónicos
Haciendas coloniales y porfirianas: la necesidad de víveres en las zonas mineras, propició durante los siglos del XVI al XVIII la colonización de la región; décadas más tarde el auge de la economía agrícola-ganadera condujo a la construcción de nuevas haciendas características de los Altos de Jalisco. Actualmente en el municipio de Encarnación de Díaz, pueden visitarse: 
a) Hacienda de Mariquita.- Es el asentamiento hispano de mayor antigüedad en el municipio, data de 1563 y se dice que su origen está ligado a los fundadores de Lagos. 

b) Haciendas de Casas Blancas.- Por tradición verbal se sabe que esta fue la primera propiedad neogallega de la familia Guerra, fue fundada en 1586 por Alonso Lorenzo Guerra; al subdividirse entre sus descendientes se dio origen a numerosas haciendas y estancias. De esta primera hacienda sólo queda un añejo granero convertido en un bello oratorio; cerca de este lugar aún se mantienen en pie varias casas-fuertes que pertenecían a la antigua heredad y que fueron reconstruidas a principios del siglo XIX por Don Francisco Javier Guerra y Gómez de Portugal, quien le da el nombre de Caquixtle. 

c) El puesto de San Miguel de los Alba.- Este casco de hacienda data de 1640, en él se pueden observar varias fincas habitacionales y la capilla donde se conserva la imagen original de Nuestra Señora de la Encarnación, y demás objetos de arte sacro de los siglos XVIII, XIX y XX, ligados a la fundación de la Villa de la Encarnación. 

d) Hacienda de Santa Bárbara (Castro). - En ella es de admirar la casona colonial del siglo XVII, construida por la familia Guerra; el sobrio espiguero; el ingenioso molino de la Alameda; la casa ecléctica del siglo XIX y la estación del ferrocarril. 

e) Hacienda de San José de los Sauces.- Fundada a finales del siglo XVII propiedad del Capitán don José Guerra Gallardo, e impulsada en el siglo XIX con la industria jabonera; ahora es un centro importante de población, en el que se pueden visitar las construcciones de los siglos XVII y XVIII, como el antiguo Mesón; la primer capilla y la vieja casona que después se convirtió en las instalaciones de la jabonera. 

El siglo XIX dejó su huella en varias construcciones habitacionales, como la Casa Grande, misma que cuenta con una arquería de influencia neomudéjar, oratorio particular, y en sus corredores se observan pinturas murales con escenas de la vida cotidiana; la construcción más importante de esta hacienda es, sin duda alguna, el templo del siglo XIX, construido en honor a San José, el cual cuenta con una planta de tres naves y decorado eclécticamente con predominio de los estilos neorománico y neogótico. A pocos minutos de esta hacienda se encuentra el balneario “Las Palmas”. 
 
f) Hacienda del Tecuán.- Al igual que otras haciendas, cuenta con las construcciones del siglo XVIII, debido a que en 1683 ya formaba parte como hacienda del Mayorazgo de Ciénaga de Mata, propiedad de la familia  Rincón Gallardo. Cuenta además con la casa grande, construida durante el siglo XIX, predominando en ella un bello refinamiento francés. Cercando a esta hacienda se encuentra el ejido del Tecuán, famoso por la producción de chiles y salsas, así como por sus artesanías de plata. 

g) Hacienda de Rangel.- Conurbada actualmente a la delegación municipal del Bajío de San José. Durante la época colonial ésta comarca formó parte del extenso mayorazgo de los Rincón Gallardo, que al segregarse propició durante el siglo XIX el surgimiento de ranchos independientes. Fue así como esta propiedad pasó a manos del señor Nicolás Cuéllar quien remodela y construye las instalaciones como el majestuoso templo dedicado a nuestra Señora del Refugio iniciado en 1866, en el que se conjuga con gran destreza el eclecticismo del siglo XIX. Cerca de aquí se puede visitar el casco de la hacienda de El Cairo; la ermita de Nuestra Señora de Lourdes cavada en un barranco; además en el Bajío de San José, se puede paladear el pan de horno de leña, los quesos y productos lácteos, así como su ya tradicional “pollo asoliado”. 

h) Hacienda de San Matías.- Esta hacienda al igual que otras de importancia, pertenecía a la familia Guerra; su existencia se registra al erigirse la parroquia de la Encarnación. Sus construcciones importantes fueron edificadas en 1876 por don Francisco Guerra y de Alba, a la sombra de la industria jabonera. En el siglo XX se convierte en una importante ganadería de toros de lidia. La belleza de sus construcciones comienza desde las casas para la peonada; las instalaciones de jabón “El Vesubio”, hasta llegar a la hermosura de la casa grande con arquerías neomudéjar y oratorio dedicado en honor a la Sagrada Familia. 

Monumentos histórico-arquitectónicos de la ciudad de Encarnación de Díaz: en lo que hoy es la ciudad de Encarnación existió un lugar de descanso para los viajeros que transitaban por el camino que venía de Michoacán para Zacatecas, propiciando que en 1694 se creara el Puesto del Sauz de los Macías, en el cual se funda la Villa de Nuestra Señora de la Encarnación de los Macías, el 18 de agosto de 1760, misma que es elevada al rango de ciudad y con el complemento de Díaz, el 26 de febrero de 1879. La situación de bienestar económico durante el porfiriato, impulsó a los hacendados y terratenientes hacia un auge constructivo que constituyó el perfil urbano de la ciudad en el eclecticismo imperante durante el romanticismo del siglo XIX. Para fortuna se conservan 180 construcciones civiles y religiosas del Centro Histórico de la ciudad: 
 
a) La Iglesia Parroquial de la Encarnación.- Fabricada en estilo neoclásico, su construcción en mampostería y cantera se inició el 3 de octubre del año de 1791, por mandato del señor cura Gutiérrez Coronado. La fachada tiene dos torres de tres cuerpos que ostentan columnas toscanas de media muestra y entablamentos movidos con dentículos triglifos y relieves vegetales rematando las torres en cupulín, su portada principal tiene dos cuerpos y remate; en el primer cuerpo se encuentra el acceso principal con clave con querubín labrado; el segundo cuerpo ostenta la ventana mixtilínea del coro, el imafronte es mixtilíneo con un nicho central con la escultura de la Virgen de la Encarnación como advocación de este templo; el imafronte remató con un enorme globo terráqueo labrado en cantera. En la fachada sobresalen sus dos torres compuestas por tres cuerpos escalonados decoradas con elementos neoclásicos y rematados con cupulín y linternilla; el interior tiene planta de cruz latina, bóvedas de nervadura y en el transepto se levanta la cúpula de gajos sobre cimborrio octagonal. El retablo principal es neoclásico con baldaquino de mármol de Carrara, en el que se venera la réplica de la imagen de la Virgen de la Encarnación; en la sacristía se podrán admirar varias pinturas al óleo y objetos de arte sacro. 
Tradiciones y costumbres 
Cada 2 de noviembre se celebra el día de muertos, con la organización de fiestas y comelitones. Durante los festejos de la Candelaria, hay novilladas los días 1 y 2 de febrero; danzas de Apaches y de La Pluma, durante tres días;  jaripeos durante cinco días; peleas de gallos y carreras de caballos diariamente; carros alegóricos en las peregrinaciones, eventos culturales y diversiones populares. 

Los jueves y domingos por la noche se llevan a cabo las llamadas serenatas, en la plaza de armas, donde se reúnen chicos y grandes para escuchar las melodías que en el kiosco toca la banda municipal. 
Al igual que en todo el estado de Jalisco, se baila “el jarabe tapatío”, surgido del “Son del Palomo”. Como baile típico de Encarnación se practica el “Tecualzalzupe” que es una danza ritual de influencia prehispánica y derivada de la danza de “Los Matlachines”. 

Algunas personas recurren a la medicina empírica para aliviar sus malestares; por ejemplo, para cualquier dolor, comer estrellas del campo; para la calentura se recomienda aplicar plantillas de café con manteca; para que salga el pelo, papa cruda molida untada en la cabeza. 

ENCARNACIÓN DE DIAZ......... DONDE EL PRESENTE SE CONFUNDE CON EL PASADO.


Copyright © 2005 Mis Altos Network Inc.